¿Para qué un blog?

En mi caso hay un para qué, un por qué. En este caso concreto. Se trata de una necesidad de comunicación. Necesidad social. Ganas de contar lo que uno siente. Me siento bien y quiero expresarlo, y quiero que mi expresión quede bien ordenada, organizada. ¿Por qué no?

Este no es un blog de marketing en el que cumplir las sacrosantas normas del SEO. Tampoco es lo contrario, pero se le parece mucho.

En este blog voy a escribir todas las cosas que me apetece contar, comentar de verdad, compartir de verdad. O bueno, quizás debería decir, desde un punto de sentimiento más profundo, personal.

Mi espacio. Un nuevo territorio a desarrollar y crecer. Un nuevo huerto.
Pero, ¿y si a nadie le importa lo que uno escriba, verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *